Justin Timber­lake, hombre de paso firme

Han pasado 14 años desde la última vez que Justin Timber­lake pisó el escenario del me­dio tiempo del Super Bowl. En 2004, en Texas, el cantan­te apareció por primera vez como solista compartiendo los 15 minutos más caros de la televisión con Janet Jack­son, con quien protagonizó el ya histórico nipplegate, cuan­do al final de la presentación Timberlake dejó al descu­bierto el seno derecho de la cantante en lo que aparente­mente fue un mal funciona­miento del vestuario.

Casi una década y media después, y tras una contro­versia que viró de Timberlake a Jackson en varias ocasio­nes, el episodio continúa per­siguiendo al cantante quien este domingo se presentará por tercera vez en el medio tiempo del encuentro depor­tivo en su edición LII.

“Los artistas blancos que se encuentran en me­dio de la controversia no reciben ningún tipo de re­acción. Pienso que Estados Unidos es más duro con las mujeres y pienso que es injus­tamente duro con las etnicidad de las personas”.

Me tropecé con eso para ser honesto. Se me cruzaron los cables y es algo que tie­nes que voltear a ver y decir ok, bueno, no puedes cam­biar lo que ya pasó, pero pue­des continuar con tu vida y aprender de eso”, señaló Tim­berlake en una entrevista que otorgó, hace dos semanas, a Zane Lowe de Beats 1 Radio de Apple Music.

Ahora con 37 años recién cumplidos, casado con Jessica Biel y con un hijo de casi tres años, Timberlake ve el mun­do y su impacto en él de una manera muy diferente que en 2004. Para el cantante, que hoy lanza su nuevo disco, Man of the Woods, sabe que estar en el medio tiempo es una gran oportunidad para refres­carse de una forma creativa, pero también conlleva una gran responsabilidad.

“Ahora me siento mucho más aterrizado en este punto de mi vida en el que soy pa­dre y esposo, obvio tuve mis errores como cualquier ser humano, aprendes de esos errores y lo aplicas a tu vida; estoy mucho más concien­te de la influencia que puedo tener al estar parado en ese escenario”.

En el terreno en el que me manejo siempre quiero reali­zar más cosas, cosas nuevas que me enciendan. Siento que siempre estoy en la búsqueda de cosas que me motiven y me inspiren, y sin duda este esce­nario es una de ellas. Siento una refrescante inspiración para hacer algo que no se ha hecho anteriormente en ese escenario… en palabras del fantástico Ray Charles ‘hare­mos que suceda’”, compartió el cantante en una entrevis­ta que le realizó el exrecep­tor abierto de los Vikingos de Minesota, Nate Burleson, para NFL.

Para Timberlake, estar presente en el partido donde cada año se disputa el trofeo Vince Lombardi es una situa­ción ‘complicada’ en la que por un lado tiene que concen­trarse en la actuación que va a presentar y por el otro tiene que controlar sus ganas de ver el partido.

Sin embargo promete que en esta ocasión tiene pensa­do algo que se encamine a la unificación de la gente, ade­más de que no puede dejar de negar la influencia que han te­nido artistas como Lady Gaga, U2, Michael Jackson, Beyoncé y Prince —todos figuras del medio tiempo— en lo que está preparando.

“Es algo muy duro tra­tar de pensar en lo que ten­go que hacer y estar viendo a los Packers en el Super Bowl. Básicamente me convertí en seguidor de los Packers de Green Bay porque Brett Favre era el rey. Me siento emocio­nado y muy honrado. Ha pa­sado mucho tiempo desde la última vez que estuve”.

Están pasando muchas cosas en el mundo y creo que la idea de unidad en el mundo es algo que constantemente brota en mi cabeza y todos los símbolos que eso representa, así que pienso que voy a tra­tar de hacer algo que unifique a la gente… pienso que a todo mundo le gusta bailar, enton­ces creo que será nuestro pri­mer tema, hacer que todos bailen”, le dijo a Burleson.

Pero febrero no sólo re­presenta el regreso de Justin al escenario del Super Bowl, sino que vuelve a la escena musical con el lanzamiento de su quinto disco Man in the Woods, luego de que en 2013 saliera The 20/20 Experience.

Con la colaboración de fi­guras como The Neptunes, Timbaland, Alicia Keys, Chris Stapleton y Pharrel Williams, Timberlake expone su nue­vo disco en el que todo indica que el músico está de vuelta a sus orígenes.

“Este disco está muy ins­pirado por mi hijo, mi mujer (Jessica Biel), mi familia, pero más aún que cualquier otro álbum que haya escrito, de dónde soy, es muy personal”, comenta Timberlake en el vi­deo de presentación del disco lanzado a principio de enero.

Fuente (xx)